La Tía Tula – Miguel de Unamuno

$5.00

Miguel de Unamuno pone en acción a través de sus personajes el problema de la agonía por la cual debe transitar todo aquel que busque la inmortalidad. La pregunta central de esta obra puede expresarse en los siguientes términos: ¿el sacrificio que agobia a Gertrudis es una acción de fe? La respuesta que estructura el filósofo español supone su concepción de inmortalidad. Cuando Tula se encuentra cuestionada por su «yo íntimo», en la soledad de su cuarto, exterioriza su lucha interior, su lucha entre razón y pasión: «su cabeza reñía con su corazón». Tula se reconoce pecadora. El autor transmite, a través de Gertrudis, todo su pensamiento entre el ser y el no ser, una angustia transcendente que muestra las contradicciones entre los valores afectivos y la razón.

La Tía Tula – Miguel de Unamuno

$5.00

Miguel de Unamuno pone en acción a través de sus personajes el problema de la agonía por la cual debe transitar todo aquel que busque la inmortalidad. La pregunta central de esta obra puede expresarse en los siguientes términos: ¿el sacrificio que agobia a Gertrudis es una acción de fe? La respuesta que estructura el filósofo español supone su concepción de inmortalidad. Cuando Tula se encuentra cuestionada por su «yo íntimo», en la soledad de su cuarto, exterioriza su lucha interior, su lucha entre razón y pasión: «su cabeza reñía con su corazón». Tula se reconoce pecadora. El autor transmite, a través de Gertrudis, todo su pensamiento entre el ser y el no ser, una angustia transcendente que muestra las contradicciones entre los valores afectivos y la razón.

Miguel de Unamuno pone en acción a través de sus personajes el problema de la agonía por la cual debe transitar todo aquel que busque la inmortalidad. La pregunta central de esta obra puede expresarse en los siguientes términos: ¿el sacrificio que agobia a Gertrudis es una acción de fe? La respuesta que estructura el filósofo español supone su concepción de inmortalidad. Cuando Tula se encuentra cuestionada por su «yo íntimo», en la soledad de su cuarto, exterioriza su lucha interior, su lucha entre razón y pasión: «su cabeza reñía con su corazón». Tula se reconoce pecadora. El autor transmite, a través de Gertrudis, todo su pensamiento entre el ser y el no ser, una angustia transcendente que muestra las contradicciones entre los valores afectivos y la razón.